Los buenos propósitos deben de traducirse en planes

Los buenos propósitos de año nuevo, ya sean bajar de peso, aprender otro idioma o seguir una dieta détox suelen durar poco. A veces no aguantan el mes de Enero y raramente llegan a Semana Santa. La vida regresa a su curso normal. Excepto para un 8-10% de la gente, quienes si cumplen sus propósitos consistentemente.

Este porcentaje de éxito no puede suceder en las empresas. Los buenos propósitos deben traducirse en planes, programas de trabajo, objetivos y presupuestos que se tienen que cumplir. Sin remedio. Si no se cumple el presupuesto de ventas, muy pronto no habrá liquidez para pagar las cuentas, si no se mejora el servicio al cliente, los clientes van a buscar otro proveedor u otra forma de satisfacer sus necesidades.

En este ejercicio les propongo enfocarnos en los objetivos para este año. En aquellos indispensables para que el negocio progrese. Idealmente, estos objetivos están alineados con la Visión y Misión de la empresa y con el Propósito personal. Pero, aunque todos estos elementos no estén por escrito, es importante planear el siguiente año.

 

Metodología

Empezamos por definir cuáles son los asuntos más importantes para la empresa este año. Por ejemplo:

  1. Ventas, crecimiento en ingresos, sucursales o nuevos productos
  2. Crecimiento en la organización, ya sea con nuevos puestos o nuevas personas para estos mismos puestos.
  3. Revisar si necesitamos nuevas capacidades en TI, nuevo software.
  4. Que nuevos conocimientos necesitamos en este año.
  5. Que nos están pidiendo los clientes, cómo los estamos escuchando.
  6. Cómo esperamos que sea el flujo de efectivo, necesitamos financiamiento o manejar los excedentes.

Con esa reflexión, preparamos una lista de objetivos para el próximo año, por ejemplo:

  • Ventas
  • Rentabilidad
  • Costos
  • Servicio al cliente
  • Personal

La lista no debe ser mayor a 5 o 6 objetivos, cada objetivo debe llevar su indicador, esto es, cómo lo medimos y lo esperado para el año. Así, por ejemplo, las ventas se expresan en pesos, lo obtenido en 2018 y lo que esperamos lograr en el 2019

Cada objetivo que escogimos se va a lograr mediante una serie de Estrategias. Por ejemplo para lograr el objetivo de ventas tendríamos dos estrategias:

  • Estrategia de desarrollo de mercado o de clientes
  • Estrategia de organización y de personal de ventas

 

Y cada estrategia debe tener un plan de trabajo con fechas y responsables.

Te compartimos un formato para ayudarte con tu planeación. Descargarlo desde este link.
Roberto Adame

Fundador de Adame & Co., autor del libro "La invención del futuro: El desafío del liderazgo", comprometido en apoyar a las empresas a crecer y a los líderes a alcanzar sus sueños.

Leave a Reply